Inicio de sesión

Cerrar

Blog

Mark Murphy
Jul, 30,2014
Founder & CEO of Leadership IQ
comentarios

Empleados inspirados, innovadores, comprometidos y motivados son lo que todo líder quiere, pero muchos líderes no pasan el tiempo suficiente con sus empleados para generar esos resultados. Leadership IQ  recientemente encuestó a más de 32 mil personas y descubrió que la mayoría de la gente gasta alrededor de 3 horas a la semana (o menos) interactuando con su jefe. Si bien esto puede parecer mucho tiempo, resulta que para dar forma a un equipo óptimamente motivado, comprometido, inspirado, e innovador, los líderes deben pasar alrededor de 6 horas por semana interactuando con sus empleados. De hecho, las personas que pasan alrededor de 6 horas están un 29% más inspiradas, un 30% más comprometidas, y 16% más innovadoras que las personas que sólo pasan 1 hora por semana interactuando con su líder.

Marcus Fischer
Jul, 23,2014
Chief Strategy Officer, Managing Partner at Carmichael Lynch
comentarios

“La velocidad ​​gana". "La velocidad impulsa el éxito”. “Los innovadores están primeros, no segundos”. Hay una gran cantidad de refranes sobre cómo ser el primero en el mercado es la única manera de tener éxito.

Hay igual número de refranes sobre el tiempo: "No se puede precipitar el éxito." "Conformarse con lo bueno es el enemigo de lo grandioso".

¿Pero qué tan importante es la velocidad en el marketing de hoy?

Sabrina Gaete
Jul, 16,2014
Journalist, WOBI.com
comentarios

Daniel Gilbert se presentará en World Business Forum New York en octubre. Aquí, algunas de sus perspectivas sobre la felicidad. 

1. En tu libro Stumbling on Happiness, cubres los aspectos psicológico, científico, y económico que dan forma a nuestra búsqueda de la felicidad. Cuéntanos cómo la imaginación humana nos puede alejar de la felicidad.

Todos los animales hacen "predicciones" sobre el futuro. Cuando un ratón o una paloma, o incluso una babosa de mar aprenden a evitar una descarga eléctrica de un experimentador, predicen con éxito su futuro y toman medidas para cambiarlo. Los seres humanos usan el mismo truco, por supuesto, pero se complementan con algo más: la imaginación. Somos el animal que puede simular eventos en su mente y así aprender de sus errores sin tener que cometerlos. No tienes que hornear un cupcake de hígado y cebolla para saber que si lo haces será una fabulosamente mala idea, porque puedes imaginar cómo será su sabor.