Inicio de sesión

Cerrar

Decisiones complejas

Source: MIT Sloan Management Review

En los próximos años, las multinacionales planean incrementar la contratación de personal senior en regiones alejadas de sus oficinas centrales. Mientras encontrar a los individuos indicados para cubrir esos cargos se hace cada vez más dificultoso, muchas empresas no están preparadas para el correcto manejo de la gente en el nuevo ambiente global. Según el autor, ello se debe a que ignoran la envergadura de los cambios, a una serie de desafíos sin precedente en términos de las decisiones relacionadas con el personal y a las deficientes prácticas de contratación actuales. Capacitar a los ejecutivos para que conozcan el valor y la dificultad de estas decisiones, adoptar una nueva mentalidad, eliminar los procedimientos burocráticos e implementar las mejores prácticas es lo que propone el socio de Egon Zehnder para mejorar la habilidad de las empresas a la hora de capturar talentos.


Encontrar a los individuos apropiados para cubrir puestos ejecutivos nunca ha sido fácil. Y si bien la creciente globalización contribuye a que la tarea sea aún más compleja, las empresas pueden mejorar su habilidad para contratar y retender a los mejores si hacen tres cosas fundamentales: Adoptar una nueva mentalidad, eliminar la burocracia e implantar las mejores prácticas.

El poder económico se está desplazando desde los Estados Unidos y Europa Occidental hacia gran cantidad de países emergentes a una.velocidad sorprendente. En unos 20 años, según Goldman Sachs Group, el producto bruto interno de China podría superar al de los Estados Unidos. Juntas, China, Rusia y la India amasaron casi US$ 2 billones en reservas de monedaextranjera, y compañías locales de esas naciones, del sudeste de Asia y de los países del Golfo Pérsico han estado comprando activos industriales en todo el mundo. En el pasado, estos países emergentes dependían de la mano de obra barata para competir en la base de la pirámide. Ya no. Su competitividad está llegando a la cima, inclusive en sectores basados en el conocimiento, como la biotecnología y las ciencias de la información.

Un paisaje cambiante

Los hombres de negocios no ignoran estas transformaciones. Hace poco, mis colegas y yo realizamos un estudio global con presidentes ejecutivos de 50 de las corporaciones multinacionales más importantes del mundo, que en conjunto emplean a 3 millones de personas y tienen una capitalización de mercado combinada cercana a los US$ 2 billones. Esas compañías son conscientes de los drásticos cambios globales, y planean intensificar su presencia en las regiones en vías de desarrollo. En particular, reconocen que Brasil, Rusia, la India y China (llamados países BRIC, por sus iniciales) no sólo representan un mercado creciente de casi 2.000 millones de personas, sino que también son una fuente de mano de obra e inteligencia baratas.

Durante los próximos cinco años, las multinacionales proyectan incrementar la contratación de personal senior fuera de la región donde se encuentran sus oficinas centrales. Incluso, los presidentes ejecutivos de esas compañías han trabajado con empeño en cuestiones relacionadas con la gestión de talentos de alto nivel (contratación, desarrollo y retención, por ejemplo), dedicándoles hasta el 40 por ciento del tiempo.

Sin embargo, otras muchas empresas no están igual de preparadas para el correcto manejo de esos temas en el nuevo ambiente global. Las razones son tres: una enorme ignorancia acerca de la envergadura (y la velocidad) de los cambios; un número sin precedente de desafíos en términos de las decisiones relacionadas con el personal, y prácticas
inadecuadas.

Ignorancia generalizada. Si bien los ejecutivos están al tanto de los cambios en la competitividad global, la mayoría desconoce lo que sucede en mercados específicos. Por ejemplo, un estudio internacional realizado por la firma de servicios de comunicaciones BT Group PLC descubrió que el 55 por ciento de los hombres de negocios de Occidente ni siquiera saben que la moneda india es la rupia. Tampoco están informados sobre las enormes inversiones en tecnología de la comunicación realizadas en la India; un factor que, combinado con su capital intelectual, no sólo convierte a ese país en un lugar barato para subcontratar tareas, sino además en una poderosa fuente de investigaciones para el mundo entero.

Hace poco tuve la experiencia personal de subcontratar en la India gran parte de una investigación muy compleja. El proyecto requería el acceso a bases de datos tanto privadas como públicas, y también una cuidadosa investigación, que incluía opiniones, sobre los antecedentes profesionales de miles de individuos. Después de describir el trabajo a algunos colegas occidentales, les pedí que estimaran los costos de llevar a cabo ese estudio en la India. El cálculo más bajo fue un 200 por ciento mayor que el costo real, y los más altos lo superaron en un 2.000 por ciento, o más.

Sin duda, muchos ejecutivos europeos y estadounidenses no comprenden que la gran inteligencia de la India es increíblemente barata y productiva, y que constituye un medio rápido y económico para realizar trabajos que exigen capacidades intelectuales sustanciales. Como afirma Arun Seth, presidente del directorio de BT India, “las empresas de este país pusieron de manifiesto una agilidad y una velocidad notables en la adopción de nuevas tecnologías y, en muchos casos, lo hicieron más rápido que en los Estados Unidos o en Europa. Las organizaciones occidentales tendrán que empezar a colaborar con las empresas de los BRIC o quedarán rezagadas”.